• Competencias:

    Conocimiento y cuidado de sí mismo.

  • Valores

    Responsabilidad en el cuidado de su salud, Respeto y aprecio del medio ambiente, Cooperación.

  • Aprendizaje esperado:

    Adquiere y mantiene hábitos de higiene y de cuidado del ambiente que ayudan a prevenir enfermedades y a cuidar la salud.

Escenario 1 .

La visita al zoológico.

Escenario.


La maestra Anita llevó a sus alumnos al zoológico para que conocieran los animales que viven ahí.

—A ver, niños, vamos a caminar todos de manera ordenada, no quiero que se separen de mí —les dijo la maestra—. Me da mucho gusto ver que todos vienen limpios y con su uniforme muy planchadito. ¡Felicidades!

— ¡Gracias! —respondieron todos muy emocionados.

—Y ahora sí, ¡iniciemos el recorrido! ¡Tenemos una larga mañana por delante! —dijo la maestra Anita muy contenta.

El recorrido por el zoológico fue muy interesante y divertido. Los animales que viven en cada una de las áreas dejaron sorprendidos a los niños. Pasaron por el aviario, donde había muchas aves de colores increíbles, luego los leones tan enormes, las jirafas con sus manchitas y sus largos cuellos, los temidos cocodrilos, ¡y muchos animales más!

  • “Cuidar el medio ambiente es cuidarnos a nosotros mismos y a nuestro futuro”.

— ¡Bien niños! —dijo la maestra Anita— ¿qué les parece si almorzamos para después regresar a la escuela?

— ¡Si, si! —gritaron todos a coro y corrieron a sentarse para empezar a comer.

— ¡Carmen! —gritó Federico— ¿Me podrías acompañar a lavarme las manos?

—Claro, Federico —respondió Carmen— ¡Sirve que yo también me las lavo antes de comer!

Después de ir a lavarse las manos, Carmen y Federico se sentaron junto con sus demás compañeros a comer los almuerzos que sus madres les habían preparado. En eso, observaron cómo Renato y Paco repartían a los otros niños algunos dulces que llevaban en sus mochilas y todos los empezaron a comer.

Cuando terminaron, Carmen empezó a recoger la bolsa y el papel de aluminio en que llevaba sus tacos, y recogió también algunos plásticos que había a su alrededor. Mientras tanto, Renato dejó su basura tirada, y en lugar de ayudar a Carmen, se puso junto con otros niños a patear los plásticos y botes que había tirados en el pasto.

— ¡Renato! —gritó Carmen — ¿Por qué no mejor me ayudas?

— ¿A qué? —respondió Renato.

—Pues a recoger la basura, en lugar de que la estén pateando —contestó Carmen.

—No, nosotros… ¿y por qué? —respondió Renato— ¡Yo nada más quiero jugar!, ¿para qué recoges eso? Yo no te ayudaré.

— ¡Adelina! —gritó Carmen llamando a su amiga. — ¿Quieres ayudarme a limpiar el lugar donde comimos?

— ¡No le hagas caso Adelina! —dijo Renato— mejor ven a jugar con nosotros… ¡Mira que ya casi es hora de irnos!

Adelina se quedó pensando…

Actividad

Elaborar una lista de actividades que realices todos los días para mantener tu higiene personal

1.- ¿Tienes el hábito de lavarte las manos antes de comer y después de ir al baño? ¿Sabes que estos hábitos entre otros más, nos ayudan a no enfermarnos?. Así como debemos cuidarnos, debemos cuidar también el medio ambiente.

2.- Observa atentamente las imágenes, traslada las imágenes que consideres que sean buenos hábitos a la columna que les corresponde.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde cada uno de los siguientes valores: Responsabilidad en el cuidado de la salud, Respeto y aprecio del medio ambiente y Cooperación.



  • Competencias:

    Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad.

  • Valores:

    Libertad, Responsabilidad, Respeto.

  • Aprendizajes esperados:

    Identifica emociones que expresan los compañeros del grupo y respeta las diferentes expresiones.

    Organiza tiempos y horarios para lograr metas a corto plazo en el ámbito escolar y familiar.

Escenario 2

El concurso

Escenario

En la escuela de Luz y Ramón se organizó un concurso de talentos para que los niños y niñas participaran en él haciendo lo que más les gusta.

— ¡Miren, miren! —gritó Felipe emocionado— ¡ese cartel es del concurso de talentos que nos comentó la maestra Griselda!

—Ah, sí… ¡a mí me gustaría mucho participar! —dijo Ana.

— ¡Ja, ja, ja! —rió Ramón—. Y tú… ¿qué talento tienes?

— ¡Mi papá dice que canto muy bien! —contestó Ana orgullosa— ¡y yo creo que es cierto!

—Ay, Ana, tú no cantas ni en la regadera —dijo Ramón.

—Pues si tú dices que cantas bien, entonces mi hermano Ramón y yo… ¡bailamos padrísimo! —dijo Luz.

—Pues la verdad, yo dudo que sepan bailar —dijo Ana.

— ¡Ya dejen de decirse cosas! —dijo Felipe— Mejor vamos a decirle a la maestra Griselda que nos inscriba a todos, veremos quién lo hace mejor o... ¡a lo mejor podemos hacer un equipo!

  • “Los niños y las niñas tenemos obligaciones que cumplir”.

— ¡Eso estaría padrísimo! —exclamó Ana—. Además, escuché que hay un premio para el ganador…

— ¡Pues vamos a buscar a la maestra! —dijo Luz, muy emocionada.

— ¡Sí, sí!, ¡vamos! —dijeron todos.

Los niños encontraron a la maestra Griselda en el salón de clases y ahí le comentaron sobre su interés en participar en el concurso de talentos. Ella se puso muy contenta de que sus alumnos quisieran mostrar sus habilidades a los padres de familia de la escuela, así que les dio todo su apoyo.

— ¡Me alegra mucho que quieran participar, niños! —dijo la maestra Griselda—. ¡Ya verán que lo harán muy bien!

—Gracias, maestra —dijo Luz—. Lo que queremos es pedirle que nos ayude a inscribirnos al concurso, por favor.

— ¡Claro que sí! —respondió—. En la hora del recreo iré a hablar con la directora para que puedan participar. Pero sólo me queda una duda… ¿Cómo se van a preparar? El martes de la próxima semana comienzan los exámenes mensuales y el concurso es ¡justamente el lunes próximo!

—No se preocupe, tenemos todo bajo control —explicó Ramón—, después de la escuela nos reuniremos a ensayar.

—Y ya el lunes en la tarde, después del ensayo, iremos a casa a estudiar para los exámenes —dijo Felipe.

—Pero… ¿no será muy poco tiempo para estudiar? —dijo Ana.

—Claro que no, Ana, ya verás que con una hora tenemos, Además, hay que dedicarle más tiempo a los ensayos para el concurso si es que queremos ganar… —dijo Felipe.

—Veo que tienen todo planeado, me sorprende su organización, pero… ¿Ya le contaron a sus padres de sus planes? ¿Saben si les van a dar permiso y si los pueden apoyar para entrar al concurso? Recuerden que se requiere comprar algo de vestuario y eso implica gastos para sus papás. Además, ¿qué es más importante, lograr ganar el concurso de talentos u obtener buenas calificaciones en los exámenes?

Actividad

Elabora dos dibujos:
1.- “Lo que me gusta hacer es….”
2.- “Mis responsabilidades escolares son…”

1.- ¿Sabías de la importancia de organizar nuestro tiempo para poder cumplir con nuestras responsabilidades tanto en la familia como en la escuela?

2.- Marca con una ✔ las actividades correctas y con una ✘ las actividades que, haciéndolas en exceso, no te permiten cumplir con tus responsabilidades.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde los valores siguientes: Libertad, Responsabilidad y Respeto.



  • Competencias:

    Respeto y aprecio de la diversidad cultural.

  • Valores:

    Respeto a la diversidad cultural, Tolerancia.

  • Aprendizajes esperados:

    Identifica y respeta a las personas de su comunidad que tienen otro idioma, religión, educación, formas de vestir y de vivir.

Escenario 3

La niña del vestido floreado

Escenario

Era un miércoles por la tarde en Soto La Marina, Tamaulipas. Hacía un agradable clima con aire fresco por toda la ciudad. Lucía llegó de la escuela, cambió su uniforme por un short de mezclilla y una camiseta de tirantes, y fue con su madre a comprar la despensa al centro de la ciudad.

Después de comprar algunas cosas, doña Angélica, la mamá de Lucía, se detuvo a comprar un queso a una señora rubia de ojos azules, acompañada de una niña igualita a ella, que estaba vestida con un vestido floreado y un pañuelo blanco en la cabeza.

— ¿Cuánto cuesta? —preguntó doña Angélica—, refiriéndose a un trozo grande de queso tipo Chihuahua, que según dice la gente del pueblo, es un queso delicioso, especial para las quesadillas, la comida favorita de Lucía.

—150 pesos —dijo la señora rubia, con voz baja.

Mientras doña Angélica compraba el queso, un bote de mantequilla y un pan integral, Lucía trataba de hacerle plática a la niña güerita, que tendría a lo mucho unos siete años de edad.

  • “Los niños y las niñas debemos estar orgullosos de nuestras raíces”.

— ¿Cómo te llamas? —preguntó Lucía—. ¿Por qué te vistes así? ¡te pareces a una de mis muñecas! ¡Ja, ja, ja! ¿No tienes calor? ¡Ya, dime cómo te llamas! —insistía Lucía—. ¿A qué escuela vas? En la mía no te he visto...

Doña Angélica, al darse cuenta de la situación, separó a Lucía de la niña y caminaron con rapidez.

Apenas dieron unos pasos y doña Angélica le preguntó a Lucía por qué se reía de la niña.

—Escuché lo que estabas diciendo. ¿No ves que ellos se visten así porque son menonitas?

— ¿Y qué es menonitas, mamá? —preguntó Lucía.

—Bueno, los menonitas son un grupo de personas de origen extranjero que inicialmente llegaron a México con permiso del gobierno mexicano. Desde hace tiempo viven en Tamaulipas y en otras partes de México, como en Chihuahua —contestó doña Angélica—. Ahora son mexicanos, igual que tú y yo. Pero ellos tienen su propio idioma, cultura, educación, religión y forma de vestir. Viven de forma muy diferente a nosotros. Por ejemplo, los niños menonitas van a sus propias escuelas, en las que los niños aprenden a hablar en alemán y español, mientras que las niñas sólo aprenden alemán. Por eso la niña no te podía contestar.

—Además —dijo doña Angélica—, en las familias menonitas, debido a su religión, no se permite que los niños vayan al cine, jueguen videojuegos, consulten Internet o bailen en las reuniones familiares. Por el contrario, desde muy pequeños, niñas y niños tienen que cooperar con el trabajo de la casa, además de cumplir con sus actividades de la escuela.

— ¿Y dónde viven los menonitas, mamá? —preguntó Lucía.

—Ellos viven en el ejido al lado del rancho de tu abuelo. Son personas muy trabajadoras y organizadas, que se dedican a la agricultura y a la ganadería. Viven en sus propias comunidades y se relacionan poco con los vecinos, excepto cuando salen a vender sus productos, como la señora y su hija…

—Oye, mamá, ¿y entonces cómo le hacen los niños menonitas para divertirse? ¿Qué cosas aprenden en la escuela a la que van? ¿Si los veo, les puedo hablar? ¿Tú crees que la niña y yo podamos ser amigas? ¿Me dejarías ser su amiga?

—No sé, hija, ¿por qué haces tantas preguntas? —dijo doña Angélica, mientras caminaban rumbo a su casa con las manos llenas de bolsas con la despensa.

Actividad

Elaboración de una tabla comparativa de rasgos y costumbres de una comunidad diferente a la tuya

2.- Anota en el recuadro lo que aprendiste de la lección.

1.- Existen diferentes formas y costumbres de vivir. Observa atentamente cada dibujo e identifica las diferencias que encuentres con las actividades que tú realizas. Coméntalas con algún familiar, maestra o compañero.

Ciudad

Campo

Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde: Respeto a la diversidad cultural y Tolerancia.



  • Competencias:

    Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad.

  • Valores:

    Respeto y aprecio a la diversidad cultural, Tolerancia.

  • Aprendizajes esperados:

    Distinguir y respetar ideas, creencias y formas de vidas similares o diferentes a la propia.

Escenario 4

Todos somos distintos, por eso somos importantes

Escenario

De camino a la escuela se escuchaban gritos a lo lejos: — ¡Marisela, José! ¡Esperen, esperen!

—Espera Marisela, alguien nos habla… —dijo José— parece que es el niño nuevo, hay qué esperarlo.

—Ah, sí es cierto —dijo Marisela— ¿Cómo dijo que se llamaba?

— ¡Hola compañeros! —saludó el niño al alcanzarlos— ¿Cómo están?

— ¡Hola! —respondió José— ¡Muy bien!

— ¿Y tú qué tal? —dijo Marisela—. Oye… ¿cómo dijiste que te llamas?

—Me llamó Che’eni —contestó el niño.

— ¡Qué nombre tan raro! ¡Ja, ja, ja! —dijo Marisela.

— ¡Órale!, ¡sí que es un nombre raro! —dijo José— ¿de dónde eres?

—Mi familia y yo venimos de un pueblo de Oaxaca y allá mi nombre

  • “Todos somos diferentes, pero nos une el mismo espíritu de mexicanos”.

es muy común —explicó Che’eni—. Es de origen zapoteco y significa amanecer.

— ¿En serio? —preguntó José sorprendido—. Entonces tú eres como los zapotecos que vimos en el libro de historia.

—Sí —respondió Che’eni—, mi familia tiene ese origen.

—Oye, oye —preguntó nuevamente Marisela—. ¿Y por qué llevas esa bolsa tan rara? —refiriéndose a la guishiapa (morral) donde Che´eni llevaba sus libros—, nosotros llevamos mochilas con rueditas, porque los libros son muy pesados, yo creo que debes decirle a tus papás que te compren una igual…

—En el pueblo donde yo vivía, todos los niños llevamos guishiapas y nuestros papás nos las hacen.

—Oye, Che’eni, también hablas super raro, deberías hablar como nosotros. Si no, los niños se van a burlar de ti —comentó José.

—Lo dices porque hablo zapoteco —contestó Che’eni.

A la entrada de la escuela, la maestra Berta los recibió: —Vamos, niños, que estamos por cerrar la puerta.

Che’eni entró al salón de clase y siguió pensando en todo lo que dijeron sus compañeros… Al llegar la hora del recreo, Che’eni quiso sacar su chiflok (trozo de palo hueco del árbol de maravilla, al que se le introducen pequeños frutos de ceiba a presión y se expulsan con un trozo de madera, saliendo a gran velocidad) y mostrárselos a sus compañeros, pero dudó al momento que observó que los niños llevaban sus videojuegos y algunos hasta celular.

Miguel se acercó y le dijo de forma burlona: —No me digas que no los conoces, Che’eni, ¡ja ja ja ja!, ¡vaya que eres raro!

Los amigos de Miguel se rieron de Che’eni, y dijeron: —Qué pantalón y camisa tan raros traes…

Cintia, al escuchar lo que decían los niños, dijo: —No les hagas caso, Che’eni, anda, enséñame qué escondes —refiriéndose al chiflok—. En ese momento sonó el timbre…

La maestra, que observó lo que pasó, al regresar del recreo, dijo: — Niños, hoy hablaremos de un tema muy importante. ¿Por qué algunos de ustedes piensan que Che’eni es raro? ¿Qué pasaría si ustedes fueran un tiempo a vivir al pueblo de Che’eni? ¿Quién sería el raro ahí?...

Actividad

Elaboración de un collage donde aparezcan distintas personas con diferentes características físicas, sociales y culturales de nuestro estado o país

1.- Aprender y aplicar los valores tiene una gran importancia para ti y los demás.

2.- Haz clic, presiona y relaciona el concepto con el valor correspondiente.

3.- Todas las personas somos importantes, aunque vivamos de diferentes maneras.

4.- Elabora un collage con las imágenes que se muestran.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde los siguientes valores: Respeto y aprecio a la diversidad cultural y Tolerancia.



  • Competencias:

    Manejo y resolución de conflictos.

  • Valores:

    Respeto a los demás, Diálogo, Paz.

  • Aprendizajes esperados:

    Propone reglas de convivencia entre las niñas y los niños en el salón de clase.

Escenario 5

¡Tenemos un problema en el salón!

Escenario

A mitad de la clase, Mary, la secretaria de la directora, fue al salón a buscar a la maestra Emilia para que pasara a la dirección a una pequeña reunión. Para que los niños no se quedaran solos, la maestra le pidió de favor a Mary que se quedara con ellos mientras regresaba. Todo estuvo muy bien hasta que, de pronto, al fondo del salón Imelda se quejó…

— ¡Ay! —gritó Imelda— ¡¿Por qué me pegaste, Rafael?!

— ¡Porque tú tiraste mi paleta! —contestó Rafael gritando.

— ¡Ah sí! —dijo Imelda alzando la voz—, y al segundo, tiró al suelo el videojuego que Rafael tenía sobre el banco.

—Oye, ¿por qué hiciste eso?, ¡vas a ver! —dijo Rafael, jalándole el pelo a Imelda, quién empezó a gritar—.

— ¡Ay, ay, suéltame!—gritaba Imelda.

— ¡Sí, pégale! —dijo Francisco— ¡ya no vamos a poder jugar con el videojuego, ya lo descompuso!

— ¡Ya, déjame, Rafael, me duele! —decía Imelda.

  • “Resolvamos los conflictos a través de la comprensión y el diálogo”.

— ¡Basta, niños! —dijo Mary, con voz fuerte, desde el escritorio.

— ¡Pero, Mary!, ¡él me pegó! —suspiró Imelda, empezando a llorar.

— ¡Es que ella tiene la culpa, Mary!, ¡tiró mi paleta al suelo y ya no sirve!

Mary, que no era tan paciente como la maestra Emilia, de inmediato se desesperó con el problema entre los dos niños...

Actividad

Elaborar una lista de principios sobre la solución pacífica de conflictos

1.- ¿Sabes que el diálogo, la comunicación, el respeto, entre otros valores, te permiten vivir en armonía con las personas que te rodean?

2.- Observa atentamente y anota el valor que te permite la solución pacífica de los siguientes conflictos:



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde los siguientes valores: Respeto hacia los demás, Diálogo y Paz.



  • Competencias:

    Participación social y política.

  • Valores:

    Participación social, Cooperación, Respeto, Libertad de expresión.

  • Aprendizajes esperados:

    Identifica espacios y formas de participación colectiva para la atención de asuntos de interés común.

    Participa en acciones que requieren el bienestar colectivo.

Escenario 6

Un ciudadano responsable

Escenario

Camino a la escuela, doña Chela empujaba con mucho cuidado la silla de ruedas de su hijo Pablo, mientras le platicaba sobre su vida…

— ¡Ah, qué tiempos aquellos! Cuando era niña yo también iba a la escuela, ¡como tú lo haces ahora! Pero entonces vivía en el campo y tú vives en la ciudad…

—Y… ¿Cómo es el campo, mamá? —preguntó Pablo.

—Pues, imagínate, hijo, el campo es un lugar hermoso, lleno de árboles enormes, cuyas ramas se mueven con el viento y se puede escuchar a los pájaros cantando todo el día…Cerca de mi casa había un río lleno de peces de colores y las ranas saltaban sobre las piedras húmedas croando todo el tiempo...

— ¿Qué es eso, mamá? —preguntó Pablo.

— ¿Qué, hijo?

—Esos garabatos que están en la barda de la escuela…

—Pues eso es lo que se conoce como “grafiti” —respondió doña Chela.

  • “Con las acciones correctas, tenemos el poder de transformar el mundo”.

— ¿Sabes, mamá? Dentro de la escuela también hay grafiti, porque los niños rayan las paredes de los baños —dijo Pablo, quedándose preocupado y pensativo—. Por lo pronto, les comentaré a todos en el recreo lo que ví, para saber qué piensan mis compañeros.

Pablo esperaba con ansia que sonara el timbre para salir al recreo y, luego de un rato, el timbre sonó…

— ¡¿Qué pasó?! —preguntó Catalina—, observando la cara de Pablo.

—Hoy, cuando venía con mamá para la escuela, pasamos por un lugar con unas paredes rayadas con letras y dibujos de diferentes colores, y cuando ví eso, me acordé mucho de los baños y muchas paredes de la escuela.

Rafael contestó: —Sí, Pablo, pintan cosas bien padres.

— ¿Cómo que bien padres?, ¡si están dañando las paredes de nuestra ciudad!

Catalina comentó que de grande le gustaría ser como ellos, para pintar esas letras y hacer esos dibujos utilizando muchos colores. Y Pablo le decía que eso no estaba bien…

En ese momento, llegaron Felipe y Lupita, que se integraron a la conversación.

—Nosotros estamos de acuerdo con Pablo... ¡Hay que aplicar el Plan “ABC”! —gritó de repente Lupita.

— ¿Y qué tiene que ver el abecedario, si ya lo sabemos? —dijo Catalina, moviendo la cabeza.

—Mira, “ABC” significa ¡ARRIBA EL BUEN CIUDADANO! —dijo la niña con entusiasmo.

—Pues Catalina y yo no queremos estar en ningún plan. ¡Al contrario!, ¡nos gustaría algún día aprender a rayar y dibujar tan bien como esas personas que hacen grafiti! —exclamó Rafael.

Actividad

Escribe conclusiones realizadas en equipo

1.- Tanto los mayores como niñas y niños debemos respetar los espacios públicos y escolares. ¿De qué manera lo haces tú?

2.- Marcar con una ✔ las acciones correctas, que contribuyen a respetar y conservar los espacios escolares.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde: Participación social, Cooperación, Respeto y Libertad de expresión.



  • Competencias:

    Apego a la legalidad y sentido de justicia.

  • Valores:

    Respeto a los derechos humanos, Justicia social, Libertad.

  • Aprendizajes esperados:

    Identifica situaciones de acoso escolar que puede llevar a la falta de respeto de los derechos humanos de las personas.

    Realiza acciones que promuevan la defensa de los derechos humanos de los demás.

Escenario 7

El niño nuevo de la clase

Escenario

Era un lunes de la tercera semana de agosto y David llegó a su nueva escuela procedente de otra que estaba ubicada en el centro de la ciudad.

Al terminar los Honores a la Bandera, David, junto con el resto de niñas y niños de la escuela, regresaron al salón de clase. David estaba muy contento y emocionado pues era el primer día con su nuevo grupo y esperaba hacer nuevos amigos.

Al entrar al salón, la maestra lo presentó con el grupo…

—Niñas y niños —dijo la maestra Leticia— les presento a David Cabeza de Vaca, un niño muy estudioso que viene de otra escuela. Espero que a partir de ahora sea su nuevo amigo. Démosle un fuerte aplauso de bienvenida...

Todos los niños aplaudieron, menos Juan, quien al fondo del salón les decía a sus amigos, Alberto y Rubén, que se prepararan para darle la bienvenida…

  • “Todos tenemos la obligación de hacer valer nuestros derechos y los de los demás”.

Llegó la hora del recreo y David salió al patio de la escuela con Isabel y Martín, sus nuevos amigos del grupo. David apenas iba sacar el sándwich que le había preparado su mamá, cuando llegaron Juan y sus amigos…

— ¿Sabes qué les pasa a los nuevos de mi grupo? —preguntó Juan—. ¡Tú no eres Cabeza de Vaca, eres Cabeza de Burro!

Alberto y Rubén rieron a carcajadas.

— ¡Qué rico sándwich! —dijo Juan, arrebatándoselo a David. — ¡Ay, se me cayó! —dijo Juan—, refiriéndose al bote de refresco que tenía en la otra mano.

— ¡Levántalo, cabeza hueca! —ordenó Juan a David.

— ¡Sí, sí, que lo levante! —dijeron Alberto y Rubén.

David, sorprendido y asustado, lo levantó sin decir nada.

— ¡Muy bien, Cabecita de Burro! –dijo Juan a David.

—A ver... ¿qué traes aquí? —dijo Alberto, sacando veinte pesos que David tenía en su mochila.

—Mira qué buenas cartas trae este cabezón —dijo Rubén— con la del Mago Negro voy a poder completar mi colección.

David permanecía quieto y con la mirada hacia el suelo…

—A partir de mañana —le dijo Juan a David— harás todo lo que te pidamos… Nos vas a pasar la tarea y nos darás el dinero que te den para gastar. ¡Pobre de ti que le digas algo a tus papás!

—Sí —dijo David— con voz baja y temblorosa.

Martín permanecía callado y, paralizado, observaba todo, pues le tenía mucho miedo a Juan, porque lo mismo le había hecho a él antes.

En eso, Isabel le dijo a Juan: —Oye, no le hagas eso a David, lo estás tratando como si fuera tu esclavo, ¡él no es tu esclavo!

Juan le contestó a Isabel: — ¡Tú no te metas, Ricitos, tú quién eres para defenderlo!... ¡y ni se te ocurra decir nada, no vayas a ir de chismosa con la maestra! Si dices algo… ya sabes...

Isabel se quedó callada, pensando…

Actividad

Acciones para combatir el acoso escolar

1.- Es importante aprender a comportarnos con respeto y tolerancia hacia los demás. ¿Cómo tratarías a una nueva compañera o compañero de tu clase?. ¿Qué sabes del acoso escolar?

2.- Con la ayuda de tu familia o maestra lee atentamente e identifica cuáles son las acciones que consideras que contribuyen a combatir el acoso escolar.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic, presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde: Respeto a los derechos humanos, Justicia social y Libertad.



  • Competencias:

    Comprensión y aprecio por la democracia.

  • Valores:

    Igualdad, Participación democrática.

  • Aprendizajes esperados:

    Describe funciones que corresponden a alguna autoridad que identifica en su contexto cercano.

Escenario 8

El representante de grupo

Escenario

La directora de la escuela visitó al grupo esa mañana. Estuvo platicando con la maestra Esmeralda y con los niños sobre una serie de actividades que se llevarían a cabo en toda la escuela para poder reunir recursos para mejorar el edificio. Les sugirió que eligieran a un representante de grupo que pudiera estar pendiente de sus indicaciones, y dárselas a conocer al resto de sus compañeros. Cuando la directora se fue, comenzó el murmullo en el salón.

—Maestra Esmeralda, ¿qué quiso decir la directora con lo del representante? —preguntó Adriana.

—Sí, yo tampoco sé qué es eso —comentó Esteban— ¿quién es o qué?

—Un representante de grupo, como su nombre lo dice —empezó a hablar Pedro—, pues es la persona que manda a todos los niños del salón de clase, jajaja.

—No es cierto —gritó Cristina al final de la fila—. Mi hermano mayor fue representante de su grupo el año pasado y siempre le encargaban sacar las copias.

  • “Juntos, busquemos el bienestar común”.

—Yo, yo quiero ser representante, para mandar a todos —gritó Esteban.

—Sí, para que nos saques las copias y nos hagas los mandados, jajaja —dijo Adriana.

—Esperen niños —intervino la maestra Esmeralda, al ver que los niños tenían diferentes ideas acerca de lo que es ser un representante—. Hay que ponernos de acuerdo para elegir quién los representará…

—Entonces que sea Cristina —comentó Adriana —, ella siempre saca 10.

—Yo digo que sea Pedro —gritó Rafael—, él siempre nos hace reír a todos.

— ¿Creen que así se elige a los representantes?— preguntó la maestra Esmeralda.

— ¿Entonces cómo maestra?—, insistió Adriana.

—El candidato debe decirnos lo que va hacer durante el tiempo que represente al grupo— contestó la maestra.

Cristina y Pedro se quedaron pensando, preocupados... ¿qué irían a proponer para ser elegidos?

Actividad

Representantes del ámbito familiar, escolar y de la comunidad

1.- ¿Sabes cuales son las ventajas de pertenecer a un grupo?. Un representante es el encargado de apoyar las necesidades de un grupo. ¿Qué cualidades crees que debería tener un representante?. Encierra en un círculo las características que debe reunir.



Reforzamiento de Valores

1.- Haz clic presiona, arrastra y ubica en el lugar que le corresponde: Igualdad, Participación y Democracia.



 
Índice  

Libro de Valores

EDUCACIÓN EN VALORES | Segundo Grado Primaria 25